Problemas con los nombres…

Lo acepto, me cuesta aprenderme el nombre de las personas que recién conozco. En el evento que mencioné en el post anterior, tuve ese problema con frecuencia. Esa mañana, durante un tiempo mi labor fue registrar a los asistentes. Creo haber dicho al menos 120 veces la siguiente retahíla:

“Buenos días. Nombre e institución por favor…”

He aquí mi mala fortuna. No era un solo nombre por memorizar. No, debían ser dos. Persona y empresa, porque la lista de asistentes estaba organizada alfabéticamente por instituciones y luego si por nombres. Diré a mi favor que la mitad de las veces lo hice bien. La otra mitad, auspiciada por mi mala memoria, se alternó entre: olvidar solo el nombre de persona, olvidar solo el nombre de institución u olvidar ambas cosas. A esta última posibilidad en ingeniería le llamamos: el peor de los casos.

No obstante, sobreviví a la prueba. Al final había recordado una formula de cortesía para memorizar nombres, que leí hacía muchos años en un viejo libro de mi padre. Una vez se sabe el nombre de alguien nuevo, se le repite para acentuarlo en la memoria. En serio, funciona…

~ por Leo en junio 2, 2007.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: