Relato de un escape…

No eran los únicos en medio del conflicto. Habían más como ellos dos. Hacia poco se les había permitido salir de su refugio. El cual estaba asegurado para protegerlos a ellos del conflicto que hervía a su alrededor. Solo que ellos dos rechazaron la idea de escapar junto con los demás en el transporte que les ofrecieron. De alguna forma no temían de los estallidos lejanos, querían avanzar a pie y permanecer lo necesario cerca del conflicto para ver lo necesario durante su escape.

Su destino era un paso al oriente de donde estaban. Esta era una de las tres vías de escape conocidas en aquel lugar y además, estaba lo suficientemente apartada para permanecer ajena al desorden y confusión que reinaba esa tarde de miércoles. Aunque caminaban a la par, era el mas alto de los dos quien guiaba al otro a través de un camino que, el decía, recorría con frecuencia diaria.

Entonces no tardaron mucho en apreciar la magnitud de lo que se desenvolvía no muy lejos de allí. En su camino se cruzaron con un grupo de personas con apariencia de médicos, aunque muy jóvenes. Algunos llevaban en sus bocas mascarillas blancas y otros acarreaban una camilla sencilla. También se cruzaron con ellos un grupo reducido de combatientes, de ojos enrojecidos por el temor y los gases que habían inhalado, que transportaban escombros y madera como material de guerra. Todos ellos, inmersos en su deber, ya fuera pacifico o bélico, se dirigían al corazón del conflicto: el paso del sur.

No muy lejos de allí, al seguir su ruta, el estruendo de vidrios destrozados, de objetos siendo arrancados y lanzados contra el piso llamó su atención. Sin detener la marcha observaron, con malestar, como un edificio a su izquierda era despojado de cuanto objeto emulará un escudo, y estos eran lanzados desde pisos superiores al suelo para ser amontonados y luego transportados al campo de batalla.

Cuando estaban en el último trecho a punto de desviarse por completo al oriente, lejos del conflicto, vislumbraron al sur de allí el caos del campo de batalla. El lugar era una plaza de suelo oscuro atestada de combatientes donde se anulaban los sentidos con explosiones, ráfagas, gritos, pánico, prisas, escombros y un gas blanco y lacrimoso. Inexplicablemente había una muchedumbre reunida a espaldas del combate y engrosaba su número, sin detenerse, con oleadas de individuos que se congregaban en ese agitado lugar.

Estas personas no hacían parte del enfrentamiento, eran individuos normales como ellos, incluso más jóvenes. Aquellos que en lugar de mantenerse al margen o permanecer a salvo habían decidido servir a una causa de principios y causas no muy claras para sus mentes. Eran pues ellos quienes alentaban, respaldaban y aprovisionaban a los combatientes en su disputa desmantelando y arrasando, como enjambres de langostas, con todo aquello que pudiera ser arrancado por sus manos profanas para convertirse en municiones de proyectiles. “Idiotas útiles” llegó a murmurar uno de los dos caminantes cuando esquivaban sus personas y miradas para llegar a su destino, ignorando el desenlace de la contienda que dejaban atrás y siendo testigos de las consecuencias que esta había desencadenado ese día…

—————–

P.D.: Está es una historia de personajes y de sucesos verdaderos en un lugar real. Fuimos un amigo y yo quienes trataban de abandonar la Universidad Industrial de Santander por la puerta oriental sobre la carrera 30, en la tarde del pasado miércoles 13 de junio, cuando una minoría de estudiantes se enfrentó al Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) de Bucaramanga en la puerta sur sobre la carrera 27…

~ por Leo en junio 15, 2007.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: