Agua…

Veía el agua caer en el piso de la ducha. La observaba deslizarse y converger al sifón. No permanecía estática, más bien dinámica. No buscaba estancarse, no es su naturaleza. Lo es, fluir, avanzar, superar los obstáculos, abriéndose pasó atravesando sus fisuras o rodeándolos.

Entonces me pregunté: ¿porque no ser como el agua? Fluido, no estancando. En caudal, continuamente, de día y de noche, tiempo tras tiempo. Dejando lo demás atrás. Solo llevándome a mi mismo hacia adelante…

Como si fuera agua.

Trata de apresarla
y desaparecerá.
Intenta apropiártela
y te manchará.

Déjala en libertad
y será tuya para siempre.

La oración de la rana, Vol. 2Anthony de Mello

~ por Leo en septiembre 3, 2007.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: